AÑOSLUZ EDITORA

gallery/ñzlogow2
gallery/cuevafront
La cueva de Anvers, de Carlos Martín Eguía

A lo largo de esta novela, absolutamente singular, las cosas se enredan en sucesos cada vez más extraños. Marcos, el desopilante personaje central, poeta en el  siglo del clímax de la informática, un perdedor que para colmo ya no puede ayudarse a sí mismo escribiendo poemas, es tentado a narrar por una multinacional de las letras. Esta le ofrece una pequeña suma que basta para remover su desamparo y alcanzarle las llaves con las que abrirá las puertas otra vez al perdido vicio de la escritura. Encarando el proyecto de su propia salvación catapulta sobre el páramo bidimensional de la página improductiva una serie de misteriosas y fascinantes figuras que con frecuencia se tornan desternillantes. Muchas de ellas, inmersas como él, en un mundo extravagante, parecido al nuestro, al de todos los días, que funciona en su aparente normalidad con altas dósis de desquicio. Una tragicomedia fascinante, divertida y terrible a la vez, donde casi todos, personajes secundarios, terciarios y cuaternarios incluidos, hacen frente al infortunio imperante con resoluciones atípicas a las que no les faltan razones para afianzarse en su realidad distorsionada, misteriosa, alucinante, como la tuya, la mía, la de todos.

 

Nació en 1964 en Castelli, provincia de Buenos Aires. En 2014, las editoriales Zindo & Gafuri y Determinado rumor editaron Ciento cincuenta gramos, dos travesías de distinta extensión por lo mejor de su obra poética. En el mismo año reapareció en Garrincha Club la nouvelle Errantia, en pareado narrativo con el relato Impresiones de un año ingrávido. Las novelas La Plancha de altibajos y Principio activo fueron publicadas en 2006 y 2007. En 2004, Eloísa Cartonera publicó el relato El Retama. El cuento “Primavera a remolque” integró la antología Los días que vivimos en peligro.  En 1997 ganó el primer concurso hispanoamericano de poesía en Internet, organizado por los sitios www.poesía.com, Ámsterdam sur, y Mundo Latino. 

 

Próximamente disponible por añosluz:

El punto olivina y los cordones de zapatos

Prensa

“La cueva de Anvers”, literatura en estado lúdico, en Mendoza Online

Apología al desplazamiento ficcional, en Solo Tempestad

126 p. 20 x 14 cm. 

2015