Press "Enter" to skip to content

Ventanas #2 / Alicia Silva Rey

Mi objetivo en las páginas que siguen ha sido más bien describir el resto: lo que generalmente no se anota, lo que no se nota, lo que no tiene importancia: lo que pasa cuando no pasa nada, salvo tiempo, gente, autos y nubes.
G.P.

A esta altura Tentativas de agotar un lugar parisino (1975) de Georges Perec ha dejado de ser una obra para convertirse en un método. Un método que mientras revela la imposibilidad de representar el tiempo y el espacio, nos dice que la imaginación es lo único que nos permite habitar el mundo. No hay experiencia que logre escapar a nuestra necesidad de narrarla, de ordenarla, de vislumbrar al menos una línea distorsionada de sentido aunque más no sea para que nuestro barco impacte y se hunda. “Tristes de las almas humanas que ponen todo en orden” definía Alberto Caeiro en uno de los mejores libros de poemas que existen. Qué hacer para que los alrededores no se vuelvan un paisaje, es posible percibir la velocidad y la quietud desde sus fragmentos, cómo mirar la ciudad desde los bordes sin esperar que los semáforos se pongan en rojo, qué ritmo hace bailar a las calles vacías. Ventanas nace como un interrogante y también -por qué no- como un modo de saltar por encima de la coyuntura. Una sola premisa, asomarse por alguna ventana, ver y decir. Como quien cierra los ojos frente al sol y conoce finalmente de qué colores es el universo personal.

* * *

Silva Rey Ventanas

Visto en las quintas de Ezpeleta en los tiempos impresionistas de la incomunicación

Atravesada de un lleno que empuja el horizonte más acá de los ojos, cámara que divide en planos la unidad de lo visto: cuadro. Prisión, fondo de anillo. Batientes que licuan el sonido en sus goznes. Archipiélago que los vidrios camuflan en un punto de vista. Excrecencias. Chorreaduras de materia perdida y calcinada. El ojo desprovisto. Ver por ventanas descontando las partes de un objeto y dividirlo en miríadas de luz como Seurat.


Alicia Silva Rey nació en Quilmes, provincia de Buenos Aires, en 1950.  Es docente de enseñanza primaria (maestra y bibliotecaria escolar). Escribió:La mujercitadel espejo(1985); Fragmento de correspondenciasPartes del campoOrillos. Publicó La solitudine (Bs. As., CILC, 2009). Colaboró con Gustavo Fontán en el guión de su película La madre (2010). Escribe en del Sur, agenda cultural de Quilmes, que dirige Sonia Otamendi. añosluz editora publicó (circa) (2014).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

@somos_coral